The Heaven Kingdom

Sí, entiendo que las situaciones diarias, el entorno en que nacimos, las adversidades, y especialmente, nuestros errores, nos llevan a pensar que una serie de pasos lógicos y estrechamente concatenados nos llevará a una solución definitiva de tales hechos en nuestras vidas. A lo largo de este Camino, de lo que llevo en él, he visto que a muchos les funciona esa serie de pasos lógicos: se caen, se sacuden, se levantan, y al final del día los ves felices y contentos porque han llegado a la meta, a su propia meta. Se graduan, pagan sus carreras, consiguen ese trabajo que les da una estabilidad emocional-económica, se casan y tienen hijos. Sí, los he visto. Y hasta son los más respetados en la iglesia, a donde voy. Pero, también he visto a gente que no les funciona eso. He visto gente que no quieren eso solamente, que buscan más que una familia, una cuenta bancaria holgada, un trabajo exitoso; eso no les basta. No porque sean unos inconformes a drede sino porque han visto, han sentido, han olido, han palpado algo más, algo superior, y desde el día en que sintieron eso no buscan otra cosa que eso. Y a esos, la gente los tilda de locos. Inclusive en mi iglesia. Y claro, por sicología de masas y presión cultural, se ven obligados a tener lo de los primeros.
La verdad, confieso que soy de los segundos. De esos inconformes en los servicios de jóvenes, de esos que quieren más que una canción en Bm -Sí menor- para sentir palpitar mi piel y sentir que eso que estoy buscando está ahí. Soy de esos frustrados que se van de los servicios sin alegría ni paz porque esa paz y esa alegría no es la misma que experimento en la sinceridad de la soledad íntima con Dios. ¡Es que a mí no me sirven prédicas triunfalistas de este mundo! ¡No me sirve la prosperidad que ustedes predican! Bernier dijo en una publicación en Facebook y la volvió a repetir en la iglesia que tales discípulos son candidatos en convertirse en Judas, el Iscariote. Nada más lejos de la realidad. Nada más cercano a la estupidez que da la arrogancia eclesial y ministerial. ¿Acaso él tuvo en cuenta lo que uno pasa en el diario vivir? ¿Acaso él es consiente de que un tiene que lidiar con la estupidez de uno mismo, la estupidez del que dirige, y con la grandesa de Jehová? No creo. Pero bueno, que el Señor lo bendiga.

Iré a buscar eso que tienen los primeros, eso que es fácil, pero en mí siempre habrá la insatisfacción que eso no me acerca a Eso que estoy buscando. Feliz día gente. =)

Tu voz. Tu voz siempre me calma. Gracias a Dios por tu voz.

Traté de olvidarte, de seguir el curso lógico de las cosas: ganarme ese resagado título, trabajar, hacer dinero, irme y conocer a otra. Pero no pude, no se pudo. Tu voz hoy me confirmó algo que ya suponía, pero que tu ausencia -la mía- me hacía creer que no era así. Ya no puedo seguir con el curso lógico de las cosas. No después de haber escuchado tan claramente lo que se venía cuesta arriba: la brisa de Salgar con su Mar Caribe, el cielo azul, el sol a medio tono, y tu mirada enfocada en la Esperanza. De esas pinturas me declaro esclavo, y señor. Y esas serán la señales que nos seguiran.

¿Que queda para uno después de haber escuchado el Sí y el Amén del Cielo? ¿Que queda para uno cuando no hay rastro de duda en Sus palabras de amor, de cariño, de ternura? No queda más que callarse, y adorar. Ahora, y sólo por ahora, nuestras vidas irán dispersas pero te aseguro que ese día llegará: el día en que te cante, en medio de los tuyos, los míos y los nuestros, las canciones que llevo seleccionando desde hace cinco años.

Inmaduramente tuyo, Alonso.

Ha pasado mucho tiempo desde la última canción que te dediqué. Esa noche, el silencio nos rodeaba a pesar del bullicio del mundo exterior. Tus ojos negros se aclaraban, tu corazón se aceleraba a la calma y tus besos eran tan cálidos como tus abrazos. ¿Quien iba saber que esa era la última noche que mi piel te sentiría?

Y ha pasado mucho tiempo desde que te dediqué esa última canción: este año, va ser mejor que el pasado, el Cielo lo sabe, que lo he estado esperando por mucho tiempo. Y desde tu ausencia, la música ha venido a traer tu recuerdo, aprisionandome en él, de dónde no he querido salir. Y la música te trae en la siguiente.

https://www.youtube.com/watch?v=Twg25xkACwo

Incesantemente tuyo, Alonso.

Y hoy me encontré viajando hacia el 7 de noviembre de 2013, a su mañana soleada y abrisada. Sí que era un hermoso día. Pero el recuerdo me llevó allá para volver a subrayar el fatídico hecho que un infarto se llevó el suspiro de David, el papá de mi discipulita. Lo más desfavorecedor de este viaje fue el hecho que también arrastró los más hermosos momentos que viví a tu lado de los que trato de soltarme de ellos, para ver si así puedo estar bien.

Me abruma el hecho de que tal vez haya perdido lo más valioso que pueda tener en la vida, y que tenga que vivir con el suplicio de mirar como te va bien en tu vida sin que tu mirada me abrace.

Discipulita, si estás leyendo esto, quiero decirte que entiendo tu tristeza matutina, aunque aclaro que mi vacío nunca será más grande que el tuyo. Entiendo tu dolor, tu incertidumbre, tu rabia, tu negación. Entiendo que quieras que haya un botón de escape y que quiera presionarlo tan rápido como sube un pensamiento a nuestras mentes, pero también te entiendo cuando caes al suelo, derrotada por la realidad de la vida, por su manera de ser de vida, por ese vacío que no llena los sábados.

Pero vamos a estar bien.

Gente, me voy para blogspot.

http://theheavenkingdom.blogspot.com

Chao

Después de estas dos semanas sin haber publicado algo, hoy me inspiré. Sepan que no dejé de escribir por algo como algún tedioso y aburrido trabajo universitario. De hecho, ese trabajo aún no lo he hecho. Simplemente la inspiración se fue.

Generalmente, los demás artículos los había escrito porque tenía algo que decir pero, más que eso, era la sensación del deber de decir algo en contra de la estupidez abundante y conciente de esta sociedad. Este blog no fue la única parte, de lo relevante que hago, que se quedó sin combustible azul. La música, la lectura (de la Palabra), la oración, la célula, los discípulos y el Señor también se vieron afectados. Me quedé sin mi gasolina especial que me hacía un astronauta. Aunque tuve buenas semanas, llenas de algo maravilloso llamado amor. Cada vez que pasaba por El Vidente o leía Entrelíneas, recordaba que tenía un blog que atender.¿Por qué se me apagó el motor creativo-escrito? No lo sé. Debe ser porque me sentía bien o porque ya dejé de ponerme la túnica blanca y cargar el sable de luz verde y ser el crítico observador de las situaciones. Después de estas dos semanas, estoy más cerca de lo que quiero alcanzar y ser.

En una tarde fría y mojada me decidí a ver una de mis peliculas favorita: My Blueberry Nights  (con Norah Jones, Jude Law y otros), tratando de seguirle la corriente a esa tarde. Recuerdo que ese día estaba melancólico grado cinco. Discusiones, explicaciones y arrepentimientos llenaron una ventana de mi msn pero ternura, misericordia y aceptación estaban en otra. Todo eso me llevó a esa categoría  melancólica.

Cuando salieron a escena los trozitos de melones y  los arándanos, enlazados por crema de leche, acompañados de un gordo, viejo y parco bajo, y una voz algo azul, algo amarillo; las fibras mentales y cósmicas que se habían oxidado, volvieron a funcionar. Me dejé llevar por cada segundo de esa maravillosa obra. A la hora, ya estaba de vuelta. Tenía algo que escribir.

Sé que los que me leen son aquellas personas más cercanas espiritualmente; sé que me conocen. Y saben que nada de esto tendría sentido si fuera una solitaria y simple nota. Tengo que decirles, amigos, que vuelvan a ese lugar de recarga emocional, almática y espiritual. Vuelvan a soñar en grande para que alcancen un mundo. Si tienes que orar, ora de nuevo. Si tienes que leer Biblia, léela de nuevo. Busca eso, que sin palabras te susurró a tus oídos -para esto nacistes, para hacer esto-. Si tienen suerte, algo nuevo estará ahí. Chao.

Etiquetas: , , , , , , ,

La verdad me cuesta hablar de mi familia. Es una de mis miserias. Yo no puedo decir que los quiero abiertamente pero definitivamente ellos hacen parte de lo que considero es lo mejor para mi vida. Cuando me pidieron que escribiera de mi familia me tomé mucho tiempo porque no suelo escribir verdades mentirosas. Si hablara lo que quiero hablar de mi familia me pondría a llorar porque no es lo que yo quiero de una familia. Pero bueno, aqui voy.

Mi familia la componemos el Sr. Jorge Rafael, la Sra. Beatriz Elena, mi hermano Jorge Armando y yo Jaime Alonso. Mi papá es originario de Santa Marta y mi mamá de Santa Ana, ambos en el departamento del Magdalena. Mi papá es desempleado con 5 semestres de administración de empresas y mi mamá docente de primaria. Mi hermano es tecnólogo en sistemas y trabaja actualmente en Duppont y pues yo estoy en 10mo semestre de ing. de sistemas en la Autónoma.

Mmm. Aún no sé que decir dentro de un todo abrumador. Será porque no sé mucho de mi familia pero lo que sé me deja lleno. En mi casa no se hablan de los problemas del otro. No ha sido costumbre y esto me pesa ahora porque no me gusta que me manden a hacer algo que ya sé que tengo que hacer. Es por esto que mi casa es como los de los Buendia: todos los días, de todos los años, a las misma horas, se decía lo mismo que se decía a cada hora.

Mi familia no es lo que quiero tener o forjar cuando me case. No quiero decirles a mis hijos que ahí están sus platos de comidas y que laven estos despues de haber cenado. No quiero exasperarlos  con algo de tal manera que se desalienten. No quiero que se destruyan por burlas destructivas.

Quisiera que todo sea transparente, que el dinero que no hay no sea impedimento para alcanzar grandes cosas, que sí se puede estudiar en la UniNorte, tener excelentes calificaciones y ganarse una beca. Esta es la miseria que me destruye parte de mi templo ya que es lo que me aleja de ellos y no me permite ser con ellos. Yo soy el (1).

Pero a pesar de esto los prefiero a otros. Mi papá me ha enseñado a hacer las cosas bien y cocinar ordenadamente. A limpiar los desastres al mismo tiempo que se dan. A levantarse temprano a lavar la ropa y a cocinar el desayuno. Si, mi papá en realidad es la ama de casa. El perdió su trabajo por la crisis del 94 y por eso se consumió en el alcohol. Por eso nunca me ha gustado ir a los limites con el alcohol. Aunque me he embriagado hasta vomitar siempre he sido conciente que prefiero gastarme todo ese dinero en compartir momentos eternos.

Mi mamá ha sido la patrocinadora oficial de mis caprichos. Ella me ha comprado muchas cosas que aprecio: el w200 que tuve, este laptop, R2D2, las boletas mías, las de DeiviX y las de Boo para ir a cine, me ayudó a comprar a Polly y lo que más aprecio, la universidad. Por todo esto me he hecho una deuda conmigo mismo. Ella anhela bastante que me gradue pronto y yo tambien, y espero que para esa fecha ella luzca un vestido blanco que tambien espero sea yo quien lo compre.

Mi hermano es mi heroe a pesar de que no lo sea. Por él me convertí al Señor, al rock y a la ing. de sistemas. Por él es que soy lo que soy en mis fundamentos. Nunca fué un gran hermano mayor pero tengo que decir que lo quiero mucho. El se fué de la iglesia justo en la misma semana que yo fuí a mi primer encuentro. El salió del equipo de 12 y yo entré. Siempre había pensado que si él volviera a ese grupo con mucho gusto le daría mi puesto y sería su discípulo. En serio lo quiero mucho.

Hace tiempo atrás soñé con una niña jugando a la puerta. Soñé que llegaba de mi trabajo y que lo primero que veía a las siete de la noche al llegar a casa eran sus ojos claros como los de su madre. Su mamá estaba en el estudio trabajando en el computador porque al fin era lo que ella quería ser. Hace seis meses tuve el mismo sueño con los mismos personajes pero en diferente lugar. Una casa en el centro norte de la ciudad. Una cocina esplendorosa al pie de la sala. En el estudio un Mac, una Les Paul, una bateria, un bajo y un piano que habia comprado especialmente para la madre de mi niña. El piso de madera jugaba coquetamente con las paredes de color caoba. Soñé que a esa mujer después de la noche de bodas la sorprendía mostrandole tan semejante lugar luego ella me besaba y comprendía que al fin era todo un hombre. Esto es lo que quiero para el futuro. Espero que llegue.

Etiquetas: , , , , , , , ,


Mi nombre es Jaime Alvarez. Oriundo de Las Barrancas de San Nicolás soy un joven de 24 años trastornado por Dios y la estupidez. Intento ser cristiano y me vá mas o menos. Este es mi blog para hablar cosas terrenales, normales, subnormales y divinas.

Siganme los buenos.

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Con el Escribidor

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.